Congelados
El congelado industrial consiste en la conversión en hielo del agua que contienen los alimentos, gracias a la exposición a temperaturas muy bajas. La rapidez con la que se congela el alimento en el proceso industrial, donde alcanza -40ºC en la fase de ultracongelación, es enorme, impidiendo que se dañe la textura del producto como ocurre a veces con el congelado casero.

Los alimentos congelados industrialmente:

Tienen los mismos valores nutricionales que los frescos.

Cuanto antes sea la congelación más nutrientes conservarán, ya que a medida que pasa el tiempo se van perdiendo propiedades.

La congelación detiene el desarrollo de microorganismos. No los elimina, sólo evita que se multipliquen durante el tiempo en que el producto esté congelado.

Las fluctuaciones de temperatura afectan a las propiedades nutricionales de los alimentos. Por eso es tan importante no romper la cadena de frío.

No necesitan conservantes ni sustancias químicas para mantener sus propiedades una vez congelados.

Los productos congelados no se deben descongelar a temperatura ambiente, sino en la nevera, para que el aumento brusco de la temperatura no le haga perder sus propiedades.

Los alimentos descongelados no se deben volver a congelar, la cadena de frio se habrá roto y eso afectará a la calidad del alimento.
0