Congelados

Uno de los mitos más extendidos dentro de la alimentación es el de que los productos frescos son mejores, más sanos y mas nutritivos que los congelados. De ahí que su precio suela ser superior y que, aún así, muchos consumidores los prefieran a la hora de realizar sus compras.
Pues bien, nada más lejos de la realidad, ya que muchas veces sucede más bien al contrario, siendo los productos congelados muy superiores en cuanto calidad que los frescos. Y hay hasta investigaciones independientes que lo corroboran, como la llevada a cabo por la Universidad de Chester o la realizada por el Leatherhead Food Research  (ambas en Reino Unido), que demostraron que 2 de que cada 3 alimentos congelados eran más nutritivos y tenían más propiedades que el fresco.

La razón de ello es bien sencilla: cuando un alimento es ultracongelado nada más ser recolectado o pescado siguiendo los procesos necesarios y correctos para ello, mantendrá siempre sus propiedades durante su transporte y almacenaje, algo que no sucede con los alimentos frescos, que siempre tenderán a perder parte de estas propiedades durante esos mismos procesos.

Esta es una de las ventajas que presentan los alimentos congelados sobre los frescos, pero no la única.
A continuación vamos a daros una lista de 5 puntos en los cuales el alimento congelado supera al fresco. Tomad buena nota.

1. Los productos congelados mantienen mejor sus propiedades:

Como hemos dicho con anterioridad, los productos congelados mantienen mejor sus propiedades al mantenerse la cadena del frío. Esto incluye no solo al pescado, también las judías o los guisantes congelados, por ejemplo, mantienen mejor sus vitaminas.

2. Ayudan a que no se desperdicie la comida:

Otra importante ventaja en los tiempos que corren es que los productos congelados resultan fundamentales para la sostenibilidad en la alimentación, ya que evitan que se desperdicie grandes cantidades de comida.

3. Son más higiénicos y seguros:

La congelación evita el desarrollo de microbios, bacterias y otros elementos contaminantes o potencialmente peligrosos para el ser humano.

4. Han pasado fuertes controles de seguridad:

Los productos congelados han debido pasar siempre importantes controles de higiene y seguridad, algo que a veces es difícil garantizar en los productos frescos.

5. Comodidad, ahorro y variedad:

Otra de las características importantes, sobre todo de cara al consumidor final, es que los productos congelados implican un importante ahorro económico y de tiempo, además de que la enorme oferta de productos que existen hoy en día, lo que nos permite una mayor variedad en nuestra dieta.

Como veis, son muchas y muy importantes las ventajas que presentan los alimentos congelados con respecto a los frescos. Ventajas que atañen a la higiene, las propiedades de los productos o la propia sostenibilidad de la alimentación. Y es que los procesos de congelación han evolucionado mucho en los últimos años, convirtiéndose en una pieza clave para la distribución correcta y con garantías de productos y alimentos en todos los rincones del planeta.



 

0