Congelados

Como ya vimos en un anterior artículo, hay muchos mitos sobre la comida congelada que no son ciertos y sobre los que conviene informar.
En este sentido, vamos a analizar hoy las verduras congeladas, otro alimento sobre el que en numerosas ocasiones se nos ha insistido que deben ser frescos para que no pierdan sus propiedades, y sobre el que, de nuevo, se han creado algunos mitos que debemos desvelar.
Debemos empezar diciendo que lo ideal es consumir una verdura nada más ser recolectada, esto es cierto pero, ¿es posible hoy en día hacer algo así?
Hay 2 datos que son muy relevantes y que debemos tener en cuenta a este respecto:

1.  Para aprovechar todos sus nutrientes deberíamos comer la verduras inmediatamente después de ser recolectada. Como ya hemos dicho, esto resulta difícil si vives en la ciudad.

2.  A las 24 horas de la recolección, la mayoría de las verduras ya han perdido el 50% de esos nutrientes

 

Como vemos, el problema fundamental cuando hablamos de verduras frescas es que es muy difícil hoy en día encontrar verduras verdaderamente frescas y la mayoría de las que encontramos en supermercados, mercados y comercios han sido recolectadas días antes de ser adquiridas.

Esto es lo que hace que la congelación industrial de estas verduras resulte en muchas ocasiones la mejor manera de mantener sus propiedades. Para ello se deben congelar nada más ser recolectadas y hacerlo de la manera correcta. Si se hace de esta manera y se llevan a cabo los protocolos de congelación correctos, las verduras congeladas se presentarán en nuestras tiendas manteniendo sus nutrientes mejor que las que se nos venden como frescas, ya que la congelación ralentiza sobremanera la pérdida de dichos nutrientes.

A este respecto debemos recalcar que no es lo mismo la ultracongelación y la congelación industrial que la congelación que podemos hacer en el frigorífico de casa. Las temperaturas, tiempos y procesos de congelación son diferentes y están orientados precisamente a que los productos no pierdan propiedades. Dicho esto, cabe incidir en que congelar verduras frescas en casa no sirve de mucho, tan solo para que no se echen a perder del todo.

Finalmente diremos que con las verduras congeladas de manera industrial se garantiza un producto con un mínimo siempre de calidad y que, sin importar cuando se consuma, sigue manteniendo sus propiedades y nutrientes.

0