Noticias, Recetas

El salmón es uno de los pescas más sanos, nutritivos y sabrosos del mercado. Por eso hemos decidido inaugurar nuestra sección de recetas teniéndolo como protagonista. ¡No pierdas detalle!

INGREDIENTES:

  • 4-6 filetes de salmón sin espinas (aprox.150 g cada uno)
  • sal, pimienta
  • 30-40 g de mantequilla (2-2 1⁄2 cucharadas)

SALSA:

  • 200 ml (2 dl) de nata para montar o crema fresca 200 ml (2 dl) de agua
  • 1 cubo de caldo vegetal o de hierbas
  • pimienta
  • estragón
  • 10 ml (2 cucharaditas) de mostaza, tipo Dijon

ELABORACIÓN:

  • Sazone salmón con sal y pimienta.
  • Ponga la mantequilla en un recipiente apto para microondas tapado y fúndala durante 1-11⁄2 minutos en modo microondas a 350W.
  • Coloque los filetes en una fuente engrasada apta para horno y microondas, con bordes bajos y sazone con sal y pimienta. Unte la parte superior de los filetes con mantequilla.
  • Precaliente el horno en modo Calentamiento Rápido a 200°C.
  • Coloque la fuente en la rejilla metálica inferior y cocine los filetes en Función Horno a 200-210°C + microondas a 160W durante 12-16 minutos (el tiempo de cocción depende del grosor de los filetes).
  • Mientras tanto, prepare la salsa. Mezcle todos los ingredientes en una sartén.
  • Caliéntelo hasta que hierva removiendo constantemente y deje que siga hirviendo a fuego lento durante unos minutos, hasta que la salsa engorde.
  • Sirva el pescado y la salsa con patatas hervidas y algún tipo de verdura cocida como espárragos o brócoli.
  • Decore con limón.
0

Congelados, Noticias

El marisco es uno de los alimentos más sanos. Aporta todo tipo de nutrientes esenciales y es muy sabroso. Además, cuando compras marisco congelado estás llevándote a casa un producto de primera calidad. Esta modalidad de conservación te ofrece unas ventajas que queremos que conozcas en detalle.

LAS PROPIEDADES DEL MARISCO CONGELADO

Una de las primeras ventajas, que va a interesarte, es que este producto congelado no pierde el sabor. Al contrario que sucede en la variante fresca, al congelarlo no llega a degradarse hasta pasados muchos meses. Durante este periodo podrás disfrutar del mismo sabor que cuando fue sometido al proceso, por lo que una de sus principales cualidades organolépticas no se verá afectada en ningún momento.

Por desgracia, sabemos que el fresco acaba por perder su sabor rápidamente, ya que su tiempo de conservación es mucho más reducido que el del congelado. Además, sus valores nutricionales se mantienen inalterados en el tiempo, salvo que el proceso de congelado se lleve a cabo de manera deficiente. El resultado final es un alimento que contiene la misma cantidad de agua, minerales, proteínas, grasas y calorías que antes de ser congelado.

Además, estos alimentos congelados resisten más de medio año antes de empezar a degradarse. Esto te permite disfrutar de los mejores ejemplares fuera de temporada, lo cual es una de las grandes ventajas de la congelación. Nada mejor que probar el alimento que más te gusta en el momento que desees.

propiedades-y-beneficios del marisco congelado

VENTAJAS DE LOS PRODUCTOS CONGELADOS

En general, los congelados nos ofrecen más ventajas que los frescos. Para empezar, la conservación de estos es mucho menor, en especial en el caso del marisco. La congelación evita que los gérmenes y las enzimas presentes en el alimento lleguen a descomponerlo. La inmensa mayoría de bacterias cesa su actividad entre -14 y -18 ºC, precisamente a la temperatura a la que se someten los alimentos en congelación.

Otra ventaja que ofrecen es que nos resultan más sencillos de transportar. En el caso de los frescos la velocidad lo es todo, ya que hay que ponerlos a la venta antes de que empiecen a degradarse. Si bien se mantienen a una temperatura segura, el tiempo corre en su contra. En el caso de los congelados, ocupan menos espacio, admiten cargar más cantidad y el tiempo disponible para su transporte es mayor.

No obstante, no hay que olvidar que en ambos casos guardar la cadena de frío es indispensable, pues de otro modo el producto estará en peligro de empezar a degradarse. Esto es especialmente grave en un alimento sometido a congelación, ya que no habrá una segunda oportunidad para volver a refrigerarlo. Una vez rota la cadena es imposible restituirla por completo.

Para terminar, los productos congelados, y esto también se aplica al marisco, son más económicos. La razón de esta ventaja es muy sencilla: de estos alimentos se aprovecha todo, al contrario de lo que sucede con los frescos. Si bien en los dos casos sufrimos mermas, en los congelados solo perdemos el agua utilizada en la congelación del alimento. Además, no te costará nada almacenarlos en casa, puesto que ocupan mucho menos espacio que sus homólogos frescos.

En consecuencia, disfrutarás de un alimento con las mismas características nutricionales y de sabor que uno fresco, pero a un precio menor, mejores condiciones de conservación y que ocupa menos espacio.

REFLEXIONES FINALES SOBRE LOS BENEFICIOS DEL MARISCO CONGELADO

El marisco es muy saludable y suministrándotelo como alimento congelado te aportamos grandes ventajas. Es más barato, muy sencillo de conservarlo y sus cualidades organolépticas no se ven alteradas. Si buscas buenos productos, te aseguramos que los congelados son una gran elección.

En Sarrifer además encontrarás una gran oferta del mejor marisco, junto con pescado, carnes, productos de repostería y panadería, etc… Entra en este enlace y descubre nuestro amplio catálogo de productos congelados.

Beneficios del marisco congelado
0

Congelados, Noticias

La congelación permite conservar a los alimentos durante periodos de tiempo mucho más largos de su vida natural preservando su sabor y la mayoría de sus propiedades alimenticias. Esta técnica ha sido utilizada durante años para preservar bienes perecederos pero no ha sido hasta hace muy pocos años, gracias al desarrollo industrial, cuando han aparecido distintas técnicas de congelación apropiadas para distintos usos

¿QUÉ SUCEDE AL CONGELAR UN ALIMENTO?

Antes de comenzar a hablar de las distintas técnicas conviene saber qué sucede al congelar un alimento, ya que eso nos permitirá entender mejor sus diferencias y porqué cada una es apropiada para una circunstancia.

Cuando congelamos un producto, lo que estamos haciendo es congelar el agua que contiene éste. A nivel celular, la congelación actúa sobre el agua que se encuentra ligada a las lipoproteínas, proteínas y otros componentes. Este agua se hiela formando pequeños cristales, mientras que el resto de componentes permanecen prácticamente inalterados

CONGELACIÓN RÁPIDA VS. CONGELACIÓN LENTA

Dentro de los tipos de congelación, se pueden clasificar por la velocidad a la que se congelan los alimentos y por el método. Si bien es cierto que según se trate de congelación rápida o lenta se utilizarán unas técnicas u otras, es importante aclarar en qué consiste cada velocidad y cómo afecta cada una a las propiedades de los alimentos.

La congelación rápida hace que los cristales de hielo que se forman permanezcan dentro de la estructura celular y sean de tamaño pequeño. Esto hace que no se deformen y carnes, frutas, verduras y otros productos congelables mantengan intacta su forma, sabor y propiedades.

Cuando la congelación es lenta, el agua de los espacios intercelulares se congela antes y, debido a su expansión presiona sobre el fluido extracelular, haciendo que los nutrientes queden concentrados y el agua salga. Esto provoca que los cristales de hielo sean mucho más grandes, dando lugar a la deshidratación, la rotura de la membrana celular y la desnaturalización de las proteínas que se encuentran en el interior de las células.

La congelación rápida se realiza en el plazo de 5 a 60 minutos y utiliza fluidos para ayudar a la criogenización.

Pese a que ambas técnicas son efectivas se utilizan para funciones muy distintas. La congelación lenta es apropiada para preservar grandes cantidades de alimentos en cámaras frigoríficas como carnes. La criogenización o congelación rápida se utiliza en cocinas y en la industria alimentaria.

Existe también un proceso intermedio llamado congelación media en el que, a través de túneles de frío se congelan los alimentos a la velocidad de 1 – 5 cm la hora.

Técnicas de congelación de alimentos

TÉCNICAS DE CONGELACIÓN DE ALIMENTOS

A cada velocidad de congelación le corresponde un tipo de técnica distinta que ayudará a llevar a cabo el proceso respetando las estructuras de los alimentos y asegurando que se mantiene la calidad nutricional y el sabor. Existen tres técnicas de congelado principales:

· Por aire

Consiste en un flujo de aire frío a través del cual se extrae el calor al producto hasta llevarlo a la temperatura final. Este tipo de técnica se encuentra en muchas de las cámaras y los túneles de congelación, que utilizan circuitos refrigerados con CO2, amoniaco o glicol para conseguir refrigerar las cámaras a la temperatura deseada. Este tipo de técnica se utiliza principalmente para la congelación lenta y media.

· Por contacto

Se utiliza una superficie muy fría como placas con láminas de metal a temperatura muy baja que, a través del contacto con el producto consiguen eliminar su calor hasta congelarlo. Este tipo de técnica se utiliza mucho para congelar el marisco y el pescado.

· Criogenización

Este método es utilizado en la congelación rápida y, a través del uso de nitrógeno líquido o dióxido de carbono para conseguir la máxima cristalización en un tiempo nunca superior a 2 horas. Ni el nitrógeno ni el CO2 son perjudiciales aplicados a la alimentos. Tampoco dejan olor o sabor en ellos El alimento se introduce o se rocía con estas sustancias y, una vez que se evapora se lleva el calor consigo. A este proceso se le llama también ultracongelación y, pese a que es el más rápido y eficaz es también el que presenta un coste más elevado.

Independientemente de su tipo de congelación y la técnica empleada, cada tipo de alimento necesita hacerlos bajo las condiciones apropiadas para evitar transformaciones en su estructura celular que afecten a sus propiedades y sabor. Como expertos en congelados, en Sarrifer te ofrecemos sólo la mejor selección congelada y ultracongelada sólo con las técnicas apropiadas. De esa manera, garantizando las apropiadas técnicas de congelación de alimentos utilizadas, nuestros productos se presentan con todas sus propiedades y la mejor calidad.

Técnicas de congelación de  alimentos
0

Congelados

Los congelados son indispensables en el mundo moderno. Hasta hace poco solo era posible consumir los productos en fresco. Desde el desarrollo de los procesos de congelación industrial y ultracongelación el mundo, simplemente, cambió. No tienes que pensar en hace un siglo o dos, sino remontarte hasta la generación de tus abuelos para comprobar el impacto que supusieron. En esta entrada descubrirás 4 ventajas de los productos congelados y el por qué de dichas ventajas.

  • Los alimentos congelados mantienen el frescor

Más allá de bulos y leyendas, los alimentos congelados permiten que el frescor dure más. Si bien no disfrutaremos de un alimento imperecedero, sí que, dependiendo del producto, se van a alcanzar unos 12 meses antes de que caduque. Además, los nutrientes que poseen no los perderemos, por lo que contaremos con un alimento fresco y en perfecto estado siempre que lo necesitemos. Esta es una ventaja que aprovechar tanto en la hostelería como en el día a día de los hogares.

  • Resultan más económicos

Los productos congelados ofrecen un gran ahorro. Siempre están disponibles, por lo que no hay razón para consumir todo el producto. Es posible guardar una parte y utilizar el resto. Esto lleva a un uso más razonable del alimento y da la posibilidad de planificar a largo plazo. Además, son productos comercializados a precios reducidos, lo que los hace especialmente competitivos, sobre todo si los comparamos con los alimentos frescos.

  • Seguridad e higiene

En la industria alimentaria la seguridad de los productos es vital. El congelado reduce drásticamente la degradación de los tejidos, mantiene aletargados a la mayoría de gérmenes y al resto los matan las bajas temperaturas. También los parásitos son mantenidos a raya gracias a esta técnica de conservación. Al mantenerse los alimentos a temperaturas bajo cero no habrá mayores problemas, salvo que la cadena de frío se rompa.

Sin embargo, hoy en día son un símbolo de seguridad, ya que no interviene ningún aditivo en el proceso de congelación y el transporte de estos alimentos es más sencillo hoy que nunca. Son una apuesta segura y necesaria para una industria como la alimentaria, la cual necesita de productos que puedan ser transportados con rapidez a largas distancias.

  • Fáciles de preparar y almacenar

Para utilizarlos solo necesitamos descongelarlos. Es común que los alimentos ya estén parcialmente cocinados, como es el caso del pulpo cocido congelado, por lo que solo hay que regenerar el producto para consumirlo. Además, al estar congelados es más sencillo almacenar los alimentos, los cuales pueden conservarse durante largas temporadas sin problemas.

Son una apuesta segura por aquellas personas que no tienen mucho tiempo para cocinar, pero que no quieren desperdiciar la comida. Así, cocinaremos cualquier alimento siempre que lo deseemos y sin esperar mucho tiempo.

Conclusiones:

Los congelados ofrecen grandes ventajas a todo tipo de consumidores. Gracias a ellos ahorrarás, tanto dinero como espacio; son totalmente seguros y higiénicos, siempre y cuando la cadena de frío no se rompa, y, por último, no te llevará mucho tiempo descongelarlos para poder utilizarlos. Sin duda, un gran producto.

0