Congelados, Noticias, Ofertas

En Sarrifer ya estamos celebrando la Navidad, y lo hacemos poniendo a tu disposición los mejores productos y a los mejores precios.

Carnes, pescados, marisco, repostería, precocinados… de la mejor calidad y a unos precios de escándalo.

Descárgate el folleto con toda la información y recuerda que estas ofertas y precios estarán vigentes hasta el 11 de Enero.

¡No esperes más y haz ya tu pedido!

0

Congelados, Noticias

El marisco es uno de los alimentos más sanos. Aporta todo tipo de nutrientes esenciales y es muy sabroso. Además, cuando compras marisco congelado estás llevándote a casa un producto de primera calidad. Esta modalidad de conservación te ofrece unas ventajas que queremos que conozcas en detalle.

LAS PROPIEDADES DEL MARISCO CONGELADO

Una de las primeras ventajas, que va a interesarte, es que este producto congelado no pierde el sabor. Al contrario que sucede en la variante fresca, al congelarlo no llega a degradarse hasta pasados muchos meses. Durante este periodo podrás disfrutar del mismo sabor que cuando fue sometido al proceso, por lo que una de sus principales cualidades organolépticas no se verá afectada en ningún momento.

Por desgracia, sabemos que el fresco acaba por perder su sabor rápidamente, ya que su tiempo de conservación es mucho más reducido que el del congelado. Además, sus valores nutricionales se mantienen inalterados en el tiempo, salvo que el proceso de congelado se lleve a cabo de manera deficiente. El resultado final es un alimento que contiene la misma cantidad de agua, minerales, proteínas, grasas y calorías que antes de ser congelado.

Además, estos alimentos congelados resisten más de medio año antes de empezar a degradarse. Esto te permite disfrutar de los mejores ejemplares fuera de temporada, lo cual es una de las grandes ventajas de la congelación. Nada mejor que probar el alimento que más te gusta en el momento que desees.

propiedades-y-beneficios del marisco congelado

VENTAJAS DE LOS PRODUCTOS CONGELADOS

En general, los congelados nos ofrecen más ventajas que los frescos. Para empezar, la conservación de estos es mucho menor, en especial en el caso del marisco. La congelación evita que los gérmenes y las enzimas presentes en el alimento lleguen a descomponerlo. La inmensa mayoría de bacterias cesa su actividad entre -14 y -18 ºC, precisamente a la temperatura a la que se someten los alimentos en congelación.

Otra ventaja que ofrecen es que nos resultan más sencillos de transportar. En el caso de los frescos la velocidad lo es todo, ya que hay que ponerlos a la venta antes de que empiecen a degradarse. Si bien se mantienen a una temperatura segura, el tiempo corre en su contra. En el caso de los congelados, ocupan menos espacio, admiten cargar más cantidad y el tiempo disponible para su transporte es mayor.

No obstante, no hay que olvidar que en ambos casos guardar la cadena de frío es indispensable, pues de otro modo el producto estará en peligro de empezar a degradarse. Esto es especialmente grave en un alimento sometido a congelación, ya que no habrá una segunda oportunidad para volver a refrigerarlo. Una vez rota la cadena es imposible restituirla por completo.

Para terminar, los productos congelados, y esto también se aplica al marisco, son más económicos. La razón de esta ventaja es muy sencilla: de estos alimentos se aprovecha todo, al contrario de lo que sucede con los frescos. Si bien en los dos casos sufrimos mermas, en los congelados solo perdemos el agua utilizada en la congelación del alimento. Además, no te costará nada almacenarlos en casa, puesto que ocupan mucho menos espacio que sus homólogos frescos.

En consecuencia, disfrutarás de un alimento con las mismas características nutricionales y de sabor que uno fresco, pero a un precio menor, mejores condiciones de conservación y que ocupa menos espacio.

REFLEXIONES FINALES SOBRE LOS BENEFICIOS DEL MARISCO CONGELADO

El marisco es muy saludable y suministrándotelo como alimento congelado te aportamos grandes ventajas. Es más barato, muy sencillo de conservarlo y sus cualidades organolépticas no se ven alteradas. Si buscas buenos productos, te aseguramos que los congelados son una gran elección.

En Sarrifer además encontrarás una gran oferta del mejor marisco, junto con pescado, carnes, productos de repostería y panadería, etc… Entra en este enlace y descubre nuestro amplio catálogo de productos congelados.

Beneficios del marisco congelado
0

Congelados

Hasta la fecha, hemos hablado en este blog de alimentos congelados, tanto de sus características como de las ventajas que muchas veces presentan con respecto a los productos frescos.

Sin embargo, no hemos dedicado demasiado tiempo a los procesos mismos de congelación, o a aclarar las diferencias importantes existentes entre refrigeración y congelación, o entre congelación y ultracongelación; y cómo estas diferencias afectan a los propios alimentos.

Vamos por tanto a analizar esos procesos de congelación y sus efectos en los alimentos.

Pero antes que nada lo primero que debemos hacer es definir qué es la congelación.

Procesos de Congelación


La congelación es el proceso de conservación de los alimentos basada en la transformación de casi la totalidad del agua de éstos en hielo
. Para ello son mantenidos siempre a temperaturas inferiores a -18ºC. De esta forma se interrumpe completamente el crecimiento y la actividad microbiológica, enzimática y bacteriológica, estabilizándolos y, por consiguiente, aumentando su fecha de caducidad.

Por esa razón, uno de los factores principales a tener en cuenta en el proceso de congelación es el contenido de agua del alimento. Esa cantidad de agua es la que marcará el calor latente de la congelación. El calor latente es la cantidad de calor que es necesario extraer para transformar 1 kilo de líquido en hielo, sin cambio de temperatura, que en el caso del agua es de 80 kcal/kg.

Dicha congelación puede puede lograrse de tres maneras diferentes:

  1. Por aire: una corriente de aire frío extrae el calor del producto hasta que se consigue la temperatura final
  2. Por contacto: la extracción del calor se consigue con una superficie fría en contacto con el alimento
  3. Por criogenización: se utilizan fluidos criogénicos como nitrógeno o dióxido de carbono que sustituyen al aire frío o al contacto de una superficie para conseguir el efecto congelado.

Conviene destacar que al solidificarse el agua de la que se componen los alimentos con la congelación, se produce un efecto de desecación en éstos.

Pero… ¿es la congelación la única manera de mantener los alimentos?

En realidad no, y dependiendo del tiempo que queramos conservarlos podemos distinguir entre 3 horquillas de temperatura distintas:

  1. Temperaturas frescas: comprendida la zona térmica entre los 15 y los 10 ºC, es adecuada para el almacenado de ciertos alimentos y conservarlos por periodos muy cortos de tiempo.
  2. Temperaturas de refrigeración: está situada en la zona térmica que va desde los 6ºC hasta los –1ºC. Es apropiada para almacenar gran cantidad de alimentos y conservarlos en buenas condiciones por periodos cortos y medios de tiempo.
  3. Temperaturas de congelación: Siempre situada por debajo del punto de congelación del agua de los alimentos. Esto nos sitúa por lo menos a -18ºC, o a incluso temperaturas más bajas. Es la mejor forma de almacenar y conservar alimentos por largos periodos de tiempo.

Procesos de congelación


Una vez tenidas en cuenta dichas temperaturas, ¿dónde situaríamos la ultracongelación?

Pues bien, las temperaturas de la ultracongelación serían exactamente las mismas que las de la congelación, es decir, la ultracongelación no tiene nada que ver con la temperatura a la que se congelan los alimentos sino al tiempo en que esto se produce. O lo que es lo mismo: la ultracongelación lo que hace es reducir el tiempo necesario para que el alimento entre en estado de congelación, acelerando sustancialmente el proceso.

Es una técnica utilizada mucho en laboratorios y en todo tipo de investigaciones científicas llevadas a cabo con material orgánico o biológico. Pero también es una técnica usada cada vez más por empresas alimenticias con el fin de preservar mejor las propiedades de los alimentos.

La ultracongelación se puede lograr con diferentes técnicas, aunque la más habitual es la criogenización.

Como veis, los procesos de conservación de los alimentos varían dependiendo del tiempo que queramos mantener los productos en buen estado y también de las caracterísitcas propias de éstos.

Por esa razón hemos querido repasar qué es exactamente la congelación, en qué se diferencia de la refrigeración o la ultracongelación y cuáles son los efectos inmediatos que tienen en los alimentos.

Esperamos haber aclarado las dudas que pudierais albergar al respecto y que, de paso, os haya parecido interesante.


 

0

Congelados

Uno de los mitos más extendidos dentro de la alimentación es el de que los productos frescos son mejores, más sanos y mas nutritivos que los congelados. De ahí que su precio suela ser superior y que, aún así, muchos consumidores los prefieran a la hora de realizar sus compras.
Pues bien, nada más lejos de la realidad, ya que muchas veces sucede más bien al contrario, siendo los productos congelados muy superiores en cuanto calidad que los frescos. Y hay hasta investigaciones independientes que lo corroboran, como la llevada a cabo por la Universidad de Chester o la realizada por el Leatherhead Food Research  (ambas en Reino Unido), que demostraron que 2 de que cada 3 alimentos congelados eran más nutritivos y tenían más propiedades que el fresco.

La razón de ello es bien sencilla: cuando un alimento es ultracongelado nada más ser recolectado o pescado siguiendo los procesos necesarios y correctos para ello, mantendrá siempre sus propiedades durante su transporte y almacenaje, algo que no sucede con los alimentos frescos, que siempre tenderán a perder parte de estas propiedades durante esos mismos procesos.

Esta es una de las ventajas que presentan los alimentos congelados sobre los frescos, pero no la única.
A continuación vamos a daros una lista de 5 puntos en los cuales el alimento congelado supera al fresco. Tomad buena nota, porque aquí tenéis 5 ventajas de los productos congelados sobre el fresco:

1. Los productos congelados mantienen mejor sus propiedades:

Como hemos dicho con anterioridad, los productos congelados mantienen mejor sus propiedades al mantenerse la cadena del frío. Esto incluye no solo al pescado, también las judías o los guisantes congelados, por ejemplo, mantienen mejor sus vitaminas.

2. Ayudan a que no se desperdicie la comida:

Otra importante ventaja en los tiempos que corren es que los productos congelados resultan fundamentales para la sostenibilidad en la alimentación, ya que evitan que se desperdicie grandes cantidades de comida.

3. Son más higiénicos y seguros:

La congelación evita el desarrollo de microbios, bacterias y otros elementos contaminantes o potencialmente peligrosos para el ser humano.

4. Han pasado fuertes controles de seguridad:

Los productos congelados han debido pasar siempre importantes controles de higiene y seguridad, algo que a veces es difícil garantizar en los productos frescos.

5. Comodidad, ahorro y variedad:

Otra de las características importantes, sobre todo de cara al consumidor final, es que los productos congelados implican un importante ahorro económico y de tiempo, además de que la enorme oferta de productos que existen hoy en día, lo que nos permite una mayor variedad en nuestra dieta.

Como veis, son muchas y muy importantes las ventajas que presentan los alimentos congelados con respecto a los frescos. Ventajas que atañen a la higiene, las propiedades de los productos o la propia sostenibilidad de la alimentación. Y es que los procesos de congelación han evolucionado mucho en los últimos años, convirtiéndose en una pieza clave para la distribución correcta y con garantías de productos y alimentos en todos los rincones del planeta.



 

0

Congelados
El congelado industrial consiste en la conversión en hielo del agua que contienen los alimentos, gracias a la exposición a temperaturas muy bajas. La rapidez con la que se congela el alimento en el proceso industrial, donde alcanza -40ºC en la fase de ultracongelación, es enorme, impidiendo que se dañe la textura del producto como ocurre a veces con el congelado casero.

Los alimentos congelados industrialmente:

Tienen los mismos valores nutricionales que los frescos.

Cuanto antes sea la congelación más nutrientes conservarán, ya que a medida que pasa el tiempo se van perdiendo propiedades.

La congelación detiene el desarrollo de microorganismos. No los elimina, sólo evita que se multipliquen durante el tiempo en que el producto esté congelado.

Las fluctuaciones de temperatura afectan a las propiedades nutricionales de los alimentos. Por eso es tan importante no romper la cadena de frío.

No necesitan conservantes ni sustancias químicas para mantener sus propiedades una vez congelados.

Los productos congelados no se deben descongelar a temperatura ambiente, sino en la nevera, para que el aumento brusco de la temperatura no le haga perder sus propiedades.

Los alimentos descongelados no se deben volver a congelar, la cadena de frio se habrá roto y eso afectará a la calidad del alimento.
0